21.8.04

Carta de Larry Bird al Dream Team



Mis queridos compatriotas: El de Puerto Rico será el último partido que vea de los Juegos. Hace ya varios años que vengo barruntando semejante medida. Os preguntaréis el porqué. Es sencillo. Lo que hacéis no es baloncesto. El basket americano ha quedado para hacer exhibiciones de mates y Aleey Hoops entre cuarto y cuarto. Y esto no es así.

Recuerdo cuando comencé a jugar. Mis entrenadores insistían una y otra vez en los fundamentos. Aprendí a botar, a hace cambios de dirección, de reverso, a entrar a canasta por la derecha y por la izquierda, a encestar a aro pasado, a fintar, a tirar, a pasar y cortar...; luego, más tarde, me enseñaron a defender a mi rival, a ayudar a mis compañeros, a bloquear, a pasar por el medio cuando el bloquedado era yo. Era divertido, era el baloncesto total. Recuerdo que me gustaba estudiar al rival; saber si tenía preferencia a marcharse por la izquierda o por la derecha, si solía fintar o lanzar directamente, si tendía a pasar con una mano o con dos...

Ahora, nada de eso existe. El baloncesto que practicáis es deplorable. Vuestra mayor satisfacción es un mate de espaldas e incluso estaría por asegurar que os sentís satisfechos cuando un compañero falla un tiro o pìerde un balón. Sóis egoístas, engreídos y vuestra idea dal basket pasa por saltar y tirar triples. El día que vuestro entrenador ¿os enseñó? el pase, la finta, el buscar al compañero mejor situado o algún concepto medianamente inteligente o no estabáis o -lo que es peor- no lo comprendistéis. Echo un vistazo a la actual NBA. De los mejores 20 jugadores, me salen unos cuantos extranjeros (Nowitzki, Stojakovic, Gasol, Yao Ming, Parker, Ginobili, Kirilenko, Nesterovic, Turkouglu, Ilguaskas, Okur...). A buenas horas me salía alguno hace 20 años...

Leo en el Foro de Eurosport.es que vuestro baloncesto es de McDonald`s. Buena comparación. Jugáis como coméis. Y aunque me consta que el “Jefe” de esta página es devoto sin límites del hamburguesón grasiento y las patatas deluxe, eso no deja de ser un síntoma inequívoco de que se nos ha caído el mito de la NBA. Hace tiempo que sospecho que los europeos son mejores, más inteligentes y más profesionales. Preparan los partidos, estudian a sus rivales y toman mejores decisiones. Conocen mejor este juego que nació para ser practicado en equipo y no para que un puñado de niñatos se empeñen en buscar el lucimiento personal, en buscar la humillación del rival con un “in your face” y en jugar, en definitiva, con las ilusiones de un país que mejor haría en centrarse en ver nadar a Michael Phelps o en saber si Maurice Greene es capaz de reeditar viejos éxitos.

Lo dicho. Para mí se acabaron los partidos del “Dream Team”. A partir de aquí, me aferraré a mis rasgos “alemanes” para nacionalizarme europeo y apoyar al otro basket, al hermano pobre, a los argentinos, serbios, españoles o lituanos. Sencillamente, ya son mejores que nosotros. La de Puerto Rico, no será, seguro, vuestra última derrota.

1 Comments:

Anonymous Anónimo pensó y dijo...

¿Será que soy de la época de cuando jugaba el amigo Larry?


No había leído la carta en cuestión, pero tengo la sensación de que suelta unos cuantos aciertos. La pena es que a los destinatarios de la carta, el asunto les trae al socaire. Me temo que lo único que les importa es 'el espectáculo' y lo que ese espectáculo les reporta cada temporada. Una pena.

Muy interesante. TheCurry

23 de agosto de 2004, 18:34  

Publicar un comentario

<< Home