5.6.04

El Vaticano



La noticia de estos últimos días es la visita del Presidente de los EE.UU, George W. Bush, a Su Santidad, el Papa Juan Pablo II, ¿cómo puede ser la Iglesia tan hipócrita?, ¿cómo puede permitir que le vaya a visitar el mayor asesino del momento?.

Esto tiene una respuesta fácil, la Iglesia es partidaria de hacer todo lo contrario a lo que dice, ellos dicen voto de pobreza, humildad, y luego el Estado más rico del mundo, es el Vaticano, ellos dicen voto de ... y luego ellos son los primeros en romper ese voto. ¿Cómo se puede permitir tal atrocidad?, el poder que tiene la Iglesia en el mundo es simplemente alucinante, todos sabemos que la primera causa de las guerras es la religión, hay una frase muy cierta que dice ... "la religión es el opio del pueblo", desde mi punto de vista, esta frase está más que acertada, vuelvo a decir que los enfrentamientos entre los pueblos siempre son por la religión, yo tengo una y tú me quieres imponer otra, no ... déjame que yo tenga la que quiera, al igual que yo te dejaré que tu tengas la que quieras, si la religión no se metiera tanto en nuestras vidas, el mundo sería mucho mas pacífico.

Solo hay que ver a los musulmanes, por poner un ejemplo, se inmolan porque el Corán dice que tendrán una vida mejor después de estar muertos, y ellos se lo creen, nunca sabremos si tienen razón o no, pero la causa de las inmolaciones es esa, la supuesta mejor vida una vez muerto.

Desde aquí quiero hacer ver mi repulsa hacia la Iglesia por la decisión de haber permitido que George Bush haya podido reunirse con el Papa, y bueno ... ya que estamos, podría decir otras muchas razones, otra de ellas es que ellos quieren el bien para todo el mundo, me parece perfecto, haz el amor y no la guerra, entonces ... ¿Por qué ellos tienen a un señor que no puede caminar, ni hablar, ni hacer nada casi por si mismo como representante de la Iglesia en la Tierra?, ¿Por qué no lo retiran y colocan a otro representante?, creo que lo que están haciendo con Juan Pablo II es algo atroz, una aberración total, tener a alguien que está mas para el otro mundo que para éste, en fin... no es mi problema realmente, no comulgo con la Iglesia, asi que ellos y los que participan activamente sabrán lo que hacen.

2 Comments:

Anonymous Anónimo pensó y dijo...

Las enseñanzas de la religión, un tema difícil donde los haya... los diez mandamientos se resumen en dos: amar a dios sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo, yo hago mi version particular, igualo a dios con la bondad, y lo resumo todo en no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a tí... y si lo haces, no te quejes de que lo hagan contigo... las religiones son lo de menos, lo importante es no ir jorobando a los demás, y ser consecuente con uno mismo, incluso con sus errores ;)
Te dejo un puñado de besos por aquí. Ana (Luna)

5 de junio de 2004, 16:20  
Anonymous Anónimo pensó y dijo...

Yo creo que no tiene nada que ver creer en Dios con creer en la Iglesia. En mi caso particular, soy creyente y practicante. Puede parecer que me contradigo con la frase anterior pero no lo hago. Por que? Por que yo creo en Dios (un Dios bueno y pacífico) y en mi parroquía que, sinceramente, creo k ya, poco tiene que ver con la institución eclesiástica. Lo triste es que al Vaticano hace tiempo que se le olvidó lo que predicaba, como bien decía Luna, el amor, la humildad... Ni siquiera pueden reconocerse en ese Dios que predican, no es justo que hablen de Él como si lo conocieran y emplear sus palabras en su propio interés, en su ánimo de lucro. Por eso he acabado optando por creer en mi parroquia, donde todos nos conocemos, se predica con sensatez y con ejemplo y cada uno aporta lo que puede al que tiene al lado.
He tenido la suerte de asistir a una parroquia donde los sacerdotes son amigos y no pasan de los 35 y donde, se predica con sensatez ante todo. Durante los años que he estado asistiendo, nunca se me ha dicho hay que mantenerse virgen hasta el matrimonio, ni que el condón es un invento del diablo. No, porque todos vivimos en la realidad, un mundo superpoblado con millones de personas muriendose a cada instante y resulta inútil predicar la castidad a un monton de adolescentes que no piensan en mucho más que en sexo.
Creo que la institución debe replantearse seriamente su situación y decidirse a bajar al mundo real de una vez. Vender todas las obras de arte del Museo Vaticano, todos los palacios y monumentos y volver a predicar en la calle, que es donde hace falta.
Besitos Gera! Eli (Lula)

8 de junio de 2004, 17:08  

Publicar un comentario

<< Home